Mártires del Deber

NUESTROS MARTIRES DEL DEBER 

Un despertar tranquilo se hacia presente en Iquique la mañana del Viernes  5 de Julio del año 1929, a las 10:10 horas, se hacen sentir las campanas de alarma de incendio, una extensa columna de humo se hacia ver desde toda la ciudad, un incendio reducia a escombros unas 7 casas de habitaciones completamente ocupadas y causaba enormes estragos en el corazón de toda una manzana en la calle Unión entre Vivar y Barros Arana. 

 
 

El fuego producido por el volcamiento de un anafre a parafina,  que se extendió hacia un depósito de alquitrán,  producto de trabajos que se realizaban en el lugar y que no pudo ser controlado en sus inicios y este amenazaba con extenderse hacia el sector oriente de la manzana Tan pronto fue dada la alarma, las primeras compañías en llegar fueron la Victoria Nº 11 y la Iquique Nº 12,  las que en el lugar hacían esfuerzos sobre humanos para luchar contra dantesco incendio y tratar de controlar la situación, la que se vio agravada por la absoluta carencia de agua en el lugar, basta decir que el agua levantada por los pitones que combatían el siniestro no alcanzaban ni siquiera los dos metros de altura.

Mientras los bomberos que se encontraban en el lugar, realizaban labores de salvamento, con el fin de evitar que el fuego pudiera propagase, se dispuso derribar algunos tabiques, lo que traería graves consecuencias.

Cerca de la 11:00 horas se produce un derrumbe, una muralla de material sólido,  cáe sobre varios voluntarios de distintas compañías,  los que quedan atrapados, con heridas y quemaduras de diversa consideración.  Los voluntarios heridos fueron los siguientes:

• Julián Lafuente  Compañía Germania Nº 2
• Jorge Díaz,  Compañía Germania Nº 2
• Humberto Jorquera Compañía Dalmacia Nº 5
• Vicente Gómez  Compañía Dalmacia Nº 5
• Juan González  Compañía Sargento Aldea Nº 6
• José Rodríguez  Compañía Zapadores Nº 8
• Santiago Malebrán Compañía Zapadores Nº 8
• Manuel Fuentes Compañía Victoria Nº 11
• Manuel González Compañía Iquique Nº 12
• Fermín Céspedes Compañía Iquique Nº 12

Debido a la gravedad del incidente los esfuerzos de los bomberos se orientaron al rescate de los voluntarios,  los que son trasladados en el carro ambulancia de la Compañía Arturo Prat Nº 9, hasta el Hospital de Beneficencia donde son  visitados por las autoridades Bomberiles de la época, quedan internados de extrema gravedad y con peligro de muerte, los Voluntarios de nuestra Compañía , Céspedes y  González

Fermín Céspedes, debido a sus graves lesiones y quemaduras, fallece  el día domingo 7 de Julio, a las 12:45 horas y Manuel González, también a causa de sus graves heridas, fallece el día Martes 9 de Julio, a las 13:55 horas, siendo  la segunda victima del trágico incendio. 

 

Fermín Oscar Céspedes

Había nacido en el año 1896 e ingreso a la compañía un 11 de noviembre de 1917, a la edad de 21 años registrándose como miembro fundador de nuestra Institución, durante sus años de servicio en la institución, se destaco por su de entrega y cooperación, debido a su profesión de sastre fue quien confecciono los primeros uniformes de la compañía. En 1927 recibió su segundo premio por 10 años de servicio. Al momento de su fallecimiento tenia 33 años de edad. 

 

Manuel González Véliz,

Había nacido en el año 1911, ingreso a la compañía en el año 1927, a la edad de 16 años, de profesión lustrabotas destacándose  por su jovial  entrega a la institución, su único premio fueron sus buenos sentimientos de acudir con presteza a la ayuda de sus semejantes, ya que por ser tan joven aun no había recibido otra distinción, la muerte del humilde  y conocido Lustrabotas, causo una honda consternación en toda la ciudad. A momento de su fallecimiento tenia 18 años de edad. 

Sus cuerpos fueron trasladados a la Comandancia General, transformados en los primeros Mártires del Deber del Cuerpo de Bomberos de Iquique, en ese lugar se erigió una capilla ardiente donde fueron velados, recibiendo el homenaje de sus camaradas, como de toda la comunidad Iquiqueña y posteriormente en solemne romería sus restos fueron trasladados al Cementerio General donde hoy descansan en el Mausoleo de la Institución.

En el año 1972, por decreto ley la Ilustre Municipalidad de Iquique, dio un nuevo nombre a la calle Unión, pasándose a llamar calle “Mártires Céspedes y González”, para perpetuar sus nombres y en sentida gratitud por la acción que en vida llevaron a cabo, además se levanto un Monolito en el mismo lugar de la tragedia, donde  año a año en el mes de Julio, nuestra Compañía Rinde los Honores correspondientes.